Nacimiento de Alex

Alex nació el 4 de Abril en casa,de una amiga. Nuestra vivienda actual, la furgo-autocaravana quizas nos hubiese quedado un poco pequeña para el momento, y la yurta… pues, en un sueño se quedó. Entre las complicaciones de convivencia que nos hizo despertar del sueño, y dificultades economicas, lo de que Alex tuviera un nacimiento natural cada vez lo veiamos mas lejos pero no por ello nuestro deseo de recibir a Alex lejos de un ambiente hospitalario decayó definitivamente, gracias a maravillosas personas que han ido apareciendo durante la gestacion. Entre ellas vosotras. Vuestra sinceridad, ayuda seguridad, apoyo, profesionalidad, confianza…nos hizo decidirnos parir con vosotras. Queremos agradeceros muy de corazon vuestro estar ahí, quizas no hubiese podido ser como fue sin vosotras.
Pues eso, pudimos tener un parto natural y en casa. 2 dias antes del parto tuve una indigestion,diarreas con dolores de barriga,que igual eran de útero y mas que una indigestion una limpieza para recibir a Alex. La tarde anterior al dia del parto expulsé parte de tapón, a la mañana siguiente soñé que David pescó un gran pez que vino a mostrarme,cuando se acercó con el pez este me dió un coletazo en la barriga que me rompió la bolsa,lo sentí perfectamente,como si se explotase un globo dentro de mi.
Media hora mas tarde comencé con las contracciones. Justo esa noche habiamos ido a pasarla al lado de la casa que nos dejarian para el parto,un lugar precioso,al lado de la charca de la nieta junto a la garganta. Esa noche la luna casi rozaba su plenitud, cada vez que salia a hacer pipi, habia una mirada complice entre nosotras.
Cuando las contracciones comenzaron mas seguidas y a perder mas agua en cada una, decidimos ir a casa de Adela.
Mientras David preparaba la furgo para viajar al planeta parto yo decidi recibir las contracciones en conexion con la pacha,me quite los pantalones y braguitas, y en cuclillas me abri al proceso.
Aparcamos delante de su casa e intenté hacer la maleta de lo que faltba para el parto,toallas, comida,pelota,infusiones,…pero apenas pude coger mas que mi albornoz,la miel y poco màs.
Ya en la casa cada  vez las contracciones eran màs seguidas y más fuertes. Al principio pensaba que en algún momento pararian y luego volveriam mas intensas, pero no, empecé  a sentirme aturdida y cansada,las contracciones cada vez eran mas intensas, solo me dió tiempo a coger 2 toallas del baño y 2 cucharadas de miel. La bañera se quedó bien llena y sin apetecerme para nada y la pelota, que no se inflaba, tampoco la crei necesaria y menos cuando tu hija d 3 años te repite sin parar durante una contracción la pelota no funciona,la pelota no funciona,la pelota no funciona,…tuve que hacer un gran trabajo de paciencia, concentración y seguridad para que Alicia no representara mi neocortex, aunque ella tambien puso muchisimo de su parte y decidió mantenerse al margen desde esa contracción. Hasta que los gritos del expulsivo les hizo colocarse sus cascos e ir al jardin,pero supo mantener la calma en todo momento.
Entre gritos y cànticos que jamás escuché salir de mi ser,Alex se acercaba cada vez mas. El expulsivo fue corto e intenso, yo me emcontraba en una posición no del todo adecuada para mi expulsivo,a gatas con la cabeza apoyada en cojines,postura que a David le recordó el parto con Alicia, ya q estuve asi todo el rato, entonces me aconsejó cambiar a otra mas vertical, todo un acierto!puse una rodilla en cuclillas y  la otra pierna estirada, fue asi como recibí a Alex.  Poco antes David me preguntó donde estaba la toalla para Alex y eso me hizo sentir mas segura aún de lo que estaba pasando, salió su suave cabecita que me encantó acariciar, fué entonces cuando recordé que era el momento de no empujar y sentir que todo fluye. Antes de salir, David se aseguró de q el cordon no estuviese alrededor de su cuello. Nerviosos recibimos al pequeñajo, David le puso una toalla y yo me quite la ropa.
Todas las contracciones las sentí en apertura, dejando salir todo,respirando… manteniendome fuerte y segura de mi misma y del consejo que vosotras nos disteis: si va rapido es que todo va bien. Y en tan solo 30 min de expulsivo Alex salió y desde que ese pez rompió mi bolsa pasaron tan solo 4 horas. Un proceso corto pero muy reconfortante,una experiencia unica y maravillosa ya no solo el regalo de poder recibir a tu hij@ en casa sino en nuestro caso ademàs el haberlo recibido solos sin miedo,abiertos y confiados al proceso natural de la vida,nacer.

Todo agradecimiento es poco…

Esther,David,Alicia y Alex.

Los comentarios están cerrados.